En el santuario de Nuestra Señora de Kondžilo, en la parroquia de la Asunción de la BVM Komushin en Bosnia y Herzegovina, el sábado 8 de junio, en vísperas de la fiesta de Pentecostés, se realizó una peregrinación votiva de los miembros de la Asociación de la Medalla Milagrosa en el Centro de la Provincia Croata de las Hermanas de María de la Medalla Milagrosa.

El P. Boris Salapic, párroco de la parroquia local y guardián del santuario, recibió calurosamente a los peregrinos de Zagreb, Osijek, Nova Kapela, Štivica, Strmac, y de la zona central de Bosnia y Herzegovina y los sacerdotes que los acompañaban. Dio la bienvenida especialmente a las Hermanas de la Medalla Milagrosa con su Provincial, la Hna. Kaja Ljubas. Dijo que, a través de las peregrinaciones, se puede ver el amor de los creyentes hacia la Virgen, y que Nuestra Señora de Kondžila ha sido adorada aquí desde tiempos remotos, a través de la secular devoción de los peregrinos marianos a la Santísima Virgen María. Pidió a la Virgen que recibiera a todos los peregrinos en sus manos y en su corazón.

Después comenzó la celebración eucarística. En su sermón subrayó, entre otras cosas, la importancia de rezar a la Virgen María, como lo han hecho nuestros antepasados durante siglos. Es muy importante orar. El alma que ora, dijo, está conectada con Dios. Ella entiende la cercanía de Dios y es muy querida por Dios. Instó a los peregrinos actuales a seguir a María y a estar dispuestos a aceptar la voluntad de Dios como lo hizo María: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra”.

Al final de la Misa, la Provincial de las Hermanas de María, Hna. Kaja Ljubas, agradeció a Nuestra Señora todas las gracias que recibimos ese día, especialmente por el punto culminante de la reunión: la Sagrada Eucaristía, presidida por el padre Salapic, y también por los sacerdotes, que estuvieron disponibles para escuchar confesiones. Recordó los inicios de la Comunidad, cuando solo contaba con un pequeño número de fieles, seguidores de la medalla milagrosa, y la comparó con el número actual de seguidores, que es mucho mayor. Agradeció a Dios por ello, diciendo que las Hermanas son sólo mediadoras que escuchan la inspiración de Dios, y que, por la gracia de Dios, la obra crece. Agradeció a los líderes de los grupos comunitarios, especialmente a la Hna. Magdalena Baresic, Coordinadora de la Asociación de la Medalla Milagrosa, y luego a otras hermanas por su ayuda: las hermanas Jelena, Cecilia, Daniela, Samuela, Martina y todas las que están siempre disponibles para los creyentes. Destacó que la Comunidad Croata de Adoradoras se convirtió en miembro de la Asociación Internacional de la Medalla Milagrosa, dirigida por el Director General, padre Tomaž Mavrič, quien es el superior general de la Congregación de la Misión de San Vicente de Paúl (CM), con sede en Roma. La hermana Kaja recordó la visita, el año pasado, del vicepresidente de la Asociación Internacional de la Medalla Milagrosa, el padre Carl Pieber, CM, quien expresó su satisfacción por la difusión de la devoción de la Medalla Milagrosa en nuestra región, y dio consejos concretos sobre cómo unirse y ser parte activa de la Asociación. La hermana Kaja agradeció a Dios por esta gran obra.

Dijo además que todos los adoradores trajeron a Nuestra Señora sus corazones, sus necesidades, sus familias, que vinieron aquí para buscar una nueva fuerza. Para que, con la ayuda y protección de María, puedan crecer más en la fe en Dios.

Los representantes de los fieles hicieron entrega de un regalo al sacerdote Boris Salapic, anfitrión de la reunión, y la hermana Ljubas le deseó que fuera siempre un sacerdote cercano al Corazón de Jesús y de María, y un devoto guardián del santuario de la Virgen.

Los creyentes se dirigieron en autobús— y algunos de ellos a pie— al monte Kondžilo, donde el sacerdote les presentó la rica historia de Nuestra Señora de Kondžilo y la valiosa imagen de Nuestra Señora. Dijo que Kondžilo, o Komushina, es el santuario mariano más grande y famoso de Bosnia y Herzegovina, con unos cincuenta mil peregrinos al año, y unos treinta mil peregrinos, devotos de María, para la fiesta de la Asunción.
Después de los refrigerios, el programa de la peregrinación votiva continuó en la iglesia parroquial de la Asunción de la Santísima Virgen María en Komušina con una maravillosa meditación espiritual preparada por la hermana Samuela Markanović. Los peregrinos rezaron también la Novena Eterna, luego la Oración de Bendición de la BVM y cantaron el himno «Nuestra Señora de Kondžilo». Todo el día fue una buena preparación para la fiesta de Pentecostés, pero también el punto culminante de las reuniones de los seguidores de la Medalla Milagrosa, este año, en torno a la graciosa figura de Nuestra Señora de Kondžilo.

Višnja Mikić

Este sitio web utiliza Google Analytics. Haga clic aquí si desea darse de baja.