Cuando celebramos un aniversario, habitualmente solemos recordar, expresar gratitud, hacer deseos.

Estas fotos son de hace 10 años, cuando se inició la asociación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Con gran gratitud recordamos al padre Paul Roche СМ, quien nos inspiró y nos ayudó a establecer la AMM en Ucrania. Al principio se construyó una capilla portátil de la Virgen María que, desde noviembre de 2007, visitó a las familias en Kiev y luego, en pocos meses, regresó a la casa como “Regalo de Dios”.

El primer gran evento para AMM en Ucrania se llevó a cabo en 2008: la Medalla y la Asociación se presentaron en Letychiv. Con la ayuda de voluntarios, se distribuyeron 15.000 medallas y 230 peregrinos se registraron como miembros de AMM. Hicimos un llamamiento a aquellos que deseaban unirse con las palabras: “Los miembros de la Asociación tienen sus medallas milagrosas y rezan diariamente diciendo: ‘¡Oh María! Sin pecado concebida, rogad por nosotros que recurrimos a vos’”. Viven según los mandamientos cristianos. Al unirnos, buscamos consagrar a los miembros de la Asociación a través de la oración y nutrir su confianza en la Virgen María. Una herramienta para esta unión sería una carta que se envía dos veces al año.

La primera carta a los nuevos miembros de AMM se envió la víspera de la Fiesta de la Medalla Milagrosa, el 27 de noviembre de 2008.

En 2009, durante los días tradicionales de la juventud, la juventud de Zhytomyr y los peregrinos de la peregrinación en Berdychiv, en Ucrania, se familiarizaron con la medalla. Desde entonces, esta peregrinación se ha convertido en el lugar de nuestra reunión anual.

He aquí un testimonio de los fieles:

Me uní a AMM en 2010 durante una peregrinación en Berdychiv. Me puse allí una medalla milagrosa, y no me la he quitado desde entonces. Sé que no hay encuentros fortuitos, y que la acción de Dios se manifiesta de manera especial en los lugares de remisión de los pecados. Uno de ellos es Berdychiv, donde la Virgen María me estaba esperando. Allí le pedí perdón al Señor por mis pecados y le pedí ayuda a Madre de la Misericordia y nuestra Patrona. Hoy quiero dar testimonio de una medalla milagrosa.

El 13 de mayo, durante mi examen físico, se encontró un tumor maligno: un carcinoma (cáncer de mama). Comencé el tratamiento de inmediato. Pasé por dos procedimientos de quimioterapia, una operación de cirugía, y, después del alta de cirugía, peregriné a Berdychiv, en donde me uní a AMM. Después de la cirugía, mi médico dijo que la quimioterapia debía intensificarse y se le asignó un nuevo medicamento. El tratamiento era muy caro; no teníamos dinero suficiente para sufragarlo. Mis familiares me ayudaron, con palabras y con dinero, y en dos semanas, a fines de julio, recibimos ayuda de familiares y amigos por un total de 15 mil dólares. Estos fondos fueron suficientes para la quimioterapia y otros medicamentos. Gracias a Dios, y a través de la ayuda e intercesión de la Virgen María, he completado un ciclo completo de tratamiento. Me siento bien. Antes del tratamiento recibí la unción de manos de un sacerdote. Así pues, creo en la misericordia de Dios, así como en la mediación y la asistencia de la Santísima Virgen María. ¡El Señor me dio una nueva vida! Debería vivirla con Dios. Gracias por ayudarme en mi conversión y, por favor, oren por mí.

Desde 2009, comenzamos a visitar parroquias de manera activa (hicimos aproximadamente 140 visitas durante estos diez años); llevábamos la medalla y una capilla de la Virgen María para visitar a las familias de los fieles.

La Virgen María de la medalla milagrosa no nos dejó en 2013-2014, durante la Revolución de la Dignidad en Kiev y al comienzo de la guerra. Una vez un extraño se acercó a mí y a mi hermana Bárbara y vio las medallas en nuestro cuello. Recordó amablemente: “Recibí la misma medalla en Maidan, en tiempos muy difíciles. La llevé a casa, para mí y para mis familiares, y descubrimos su historia en la web. Desde entonces esta medalla se convirtió en una señal para mí: Dios está con nosotros”.

Todo el curso de nuestras vidas nos ha mostrado que la oración en común de los miembros de AMM es muy poderosa. Los miembros de AMM desean mostrar de manera activa y diaria su pertenencia a la Asociación, por lo que comenzamos a enviar por correo las intenciones de oración a quienes lo desearan. Así, se estableció un grupo de oración a través de SMS, que ahora incluye a 700 personas. Apoyamos a las personas enfermas, sufrientes y solitarias con una oración en común.

Uno de los participantes de AMM, que distribuyó muchas medallas en Kharkiv dejándolas en las calles, en edificios importantes y monumentos con símbolos comunistas, testifica: “[Pronto] muchas personas comenzaron a orar como nunca antes. Puede que me lo parezca a mí, por supuesto, pero creo que las medallas son como un resonador, ocultarlas es como confiar un lugar al cuidado de María. Pensé cien veces que estaba loca. Pero cada vez recordaba al Rev. Obispo P. Paul Gnylytsa caminando en Moscú después de la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María y escondiendo medallas en todas partes”.

Creando nuestro futuro, somos guiados por las palabras de la Virgen María, que quiere distribuir gracias a través de la medalla. Gracias a Dios, cualquier persona puede realizar esta tarea sencilla: ofrecer o dar una medalla a las personas que encontramos en el camino de la Providencia de Dios. Cuando servimos a personas enfermas, proporcionándoles la asistencia necesaria, ofrecemos una medalla y confiamos a estas personas a Dios. De esta manera, nuestro espacio vital se convierte en el espacio de Dios, donde la Virgen María puede actuar, santificándolo con su ayuda. Muchas personas tienen la oportunidad de ponerse frente a Dios mediante la confesión, antes de morir. Al dar una medalla a una persona, nos damos cuenta de que no somos nosotros los que estamos tratando de mejorar su vida espiritual, sino que es la Virgen María la que abre un alma a Dios.

Al trabajar con personas sin hogar, vemos que las personas tienen poca fuerza y voluntad para superar una enfermedad. Así que le pedimos a María la gracia para ellos. El primer paso en la lucha contra las dificultades es llevar una medalla y luego una oración.

Estamos agradecidos a las organizaciones que nos ayudan en nuestra acción. Así, nuestro socio confiable es el correo: dos veces al año enviamos más de 4.000 cartas a todos los miembros de AMM en Ucrania. Aquellos que pidieron medallas también las reciben por correo: la cantidad de envíos por año puede alcanzar los 25,000 ítems.

Estamos llenos de alegría, pues es sencillo servir a Dios. Al entregar las medallas, confiamos a los jóvenes y ancianos a María, así como a aquellos que buscan un camino en la vida, un modo de deshacerse de una adicción, aquellos que necesitan el consuelo de Dios. María está con nosotros y nos guía por el camino de su Hijo.

La Virgen María se apresura a ayudar a los ancianos y enfermos, niños y jóvenes, ya que ella es nuestra madre.